Full: de Capadocia a Sevilla

427
Full
(Foto Miriam Calero)

(Por @rafavega_, editor de @8como80)

«El globo zarpa, se ha llenado de helio gracias a vosotros, que lo habéis hinchado». Con estas palabras de Javi Valencia (vocalista, guitarrista y compositor de Full) terminaban los sevillanos la primera escala de la Gira Capadocia 2019. No podía ser en mejor sitio que en casa, ante los suyos, ante un público ávido de recibir la descarga de las primeras canciones. Comenzar en su tierra era un arma de doble filo (hay muchas expectativas por parte del público, con lo cual mayor responsabilidad) que afrontaron con valentía y un sold-out en la Sala X.

A las diez y cuarto, con precisa puntualidad andaluza, comenzaba a sonar «Derinkuyu», la misma con la que se abre el tercer álbum de Full. Una canción que sirve de perfecta ambientación para el viaje que va a comenzar. Un repaso de hora y veinte a través de los nuevos cortes, pero sin olvidar temas que ya van camino de convertirse en clásicos. Siguiendo estrictamente el orden de «Capadocia», viene a continuación «Penúltimo escalón», incluida en su último disco. Comienza la prueba de fuego para Javi Valencia y los suyos: sacar las canciones del local de ensayo y llevarlas al directo. Enseguida, las 400 personas que llenan el recinto demuestran que han cumplido con su parte del contrato coreando desde la primera hasta la última «cada letra de este cuaderno».

Con «Alfombra roja», que ya habíamos escuchado en directo en el epílogo de la gira en festivales del año pasado, se confirma que los actuales Full han metido una marcha más. La banda se ha liberado de grilletes y suena con mayor contundencia. La base rítmica de los hermanos Gutiérrez (con Jesús al bajo y Jaime a la batería) no es rígida ni monótona, sino una extensión de esa mayor intensidad que ahora tiene la banda. Bubby Sanchís con la guitarra rítmica es el carisma y la personalidad, mientras que al otro extremo del escenario Manu Jurado aporta temple y compostura a la guitarra y los teclados. La rabia liberada es ahora Javi Valencia, que anoche estuvo soberbio fundamentalmente a nivel vocal.

Full
(Foto Miriam Calero)

A todo ello hay que sumar una producción bastante mejorada en iluminación y sonido. En este punto merece una mención especial el técnico de sonido Fabián Romero, que hizo que el bolo sonara a concierto grande y nos dé ese punto de esperanza para cuando dejen las 4 paredes y salgan a tocar al aire libre.

Desde que saliera «Capadocia» el pasado Otoño, sus canciones han estado recluidas en el cajón y necesitaban salir a volar. A los Full se les vio rodados a pesar de ser el primer concierto y, sobre todo, con muchas ganas. De ahí esa explosión de energía que fue la hora y veinte de anoche. Las nuevas canciones superaron el corte (algunas, como las muy coreadas «Historia perdida» o «X», de sobra) y las antiguas (mención especial para «Quiénes somos realmente») mostraron que aguantan el tipo a pesar de los años.

Full
(Foto Miriam Calero)

Eso sí, el bis se pidió sin demasiado entusiasmo por parte del público, a sabiendas de que el quinteto volvería. Lo que demuestra que empieza a ser una fórmula revisable y prescindible, diría yo, de los conciertos. Después del breve y necesario descanso aparecieron solos Manu y Javi para hacer «Contra un imperio» a teclado y voz. Un precioso medio tiempo que empieza a crecer a partir de la 2ª estrofa, con la incorporación del resto de la banda y que va in crescendo hasta alcanzar el climax al final de la canción. Dejando en suerte a «Alabama» y «Adiós», dos clásicos de Full con los que terminaron la velada.

Este viaje que acaban de emprender ha comenzado en casa, y tendrá su siguiente parada esta misma noche en La Gramola de Algeciras. El globo comienza a coger altura, y tenemos la sensación de que va a volar muy alto.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here