Viva Suecia conquista La Riviera

377
Viva Suecia
(Foto Rafa Ariño)

(por @belenbellomier)

Cuando una cree que ha visto a Viva Suecia las suficientes veces como para que no la puedan sorprender más, van y se marcan el bolazo de su vida y de los que estábamos allí. Madrid impone (y su primera Riviera también), aunque tuvieran aún bien reciente la locura impresionante que debe de suponer subirse al escenario del festival más importante de Latinoamerica, como es el Vive Latino. Pero la capital es casa, amigos, familia, madres, y por qué no decirlo, público exigente.

Pero a ellos ya no les quedan sitios por conquistar. Tienen un público malditamente fiel que se han ganado a pulso, que les sigue y les persigue y lo seguirá haciendo mientras en cada bolo nos deleiten con esos temas que acarician el alma, ese sonido perfecto y dejándose la vida como lo hacen.

Puede que sean (puede no, ¡son!) la banda que más veces he visto en directo y en más escenarios diferentes, y siempre con esa entrega absoluta. Aún recuerdo esa corazonada que me dio después de verlos durante toda una temporada de festivales tocando a horas de gafas de sol, y aquel «necesito verlos en una sala, si no venís voy sola». Y así fue. Me monte en un avión (vinieron, claro, algunas a ciegas) y nos cruzamos el mapa para verlos: impresionantes, otro nivel. Tenían ese algo que los hace únicos, eso que sólo ellos tienen.

Viva Suecia
(Foto Rafa Ariño)

Y así empezó el “Equipo Sueco” que les ha visto crecer como se merecen, recorrer España abarrotando salas, de sold out en sold out durante el ultimo año, haciendo bolos en sitios impresionantes y otros más complicados, pero siempre dejándose la piel con la misma actitud, profesionalidad y sentido del humor que les caracteriza.

En definitiva, les hemos visto triunfar con una humildad que mantienen intacta, alegrándonos por cada nuevo logro y celebrando cada cosa buena que les ha pasado. Porque se lo han ganado, trabajado y se lo merecen, porque son una banda que ha llegado muy alto pero no todo lo alto que pueden. La calidad musical que tienen les da para componer infinidad de temas que nos dejen temblando.

En directo no sólo ganan con un sonido espectacular, sino que te roban un pedacito de corazón que va aumentando hasta quedarse con él entero al bajarse del escenario y descubrir que son 4 tipos enormes, sencillos, cercanos, humildes, divertidos y con la cabeza en su sitio. Y todo, a pesar de esa montaña rusa en la que viven desde que se montaron un 23 de septiembre en Granada y de la que no se van a bajar en mucho tiempo.

El pasado jueves fui testigo de cómo la emoción y el orgullo invadió por completo La Riviera de Madrid. Y eso sólo es la recompensa obtenida por ser como son y hacer lo que hacen. Es el principio del camino hacia lo más alto.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here