Granada se pone «En Órbita»

111

En Órbita (Foto Miriam Calero)

(Por @rafavega_, editor de @8como80)

Si hay una ciudad a la que le «cabe» más de un festival, ésa es Granada. El 1º de la temporada sirve a la capital de la Alhambra para ponerse «En Órbita» de cara a lo que viene en los próximos meses, congregando a casi 10.000 personas. A las 2 de la tarde, y con un calor más propio del verano, inauguraron el escenario Margaux, que jugaban en casa. Los más valientes que fueron  a esas horas a ver a sus paisanos pudieron comprobar cómo han crecido Javi Teral y los suyos. Las siguientes bandas en subirse a las tablas, La Sonrisa de Julia y Despistaos, nos permitieron vivir un revival de principios de siglo.

El primer plato fuerte de la tarde llegó a las 5 y media de la tarde. A pesar de que el sol pegaba fuerte, los sevillanos Full mostraron la potencia y el músculo que han ganado con su 4º disco «Capadocia». Ya nos lo habían adelantado en su gira de salas, y lo han confirmado en su 1ª presencia festivalera: más guitarras, mayor contundencia, enorme pegada.

A continuación aparecieron Miss Caffeina bajo los sones de «Oh Long Johson», la canción que da título a su reciente nuevo disco, y que es toda una declaración de intenciones. Los «MissCa» han venido para hacernos bailar. Y, como quien no quiere la cosa, han coleccionado una sucesión de temazos dance muy propios de una pista de baile, a los que han añadido el «Freed from desire» de Gala. Sí que echamos en falta que su nueva escenografía tuviera mayor presencia, pero la excesiva claridad del día a esas horas impidió que pudiésemos disfrutar en su plenitud del potente juego de luces que han sacado a la carretera para esta ambiciosa gira.

(Foto de Miriam Calero)

Uno de los momentos más esperados del sábado fue el regreso de 091. Ya en el ambiente flotaban las ganas de los más veteranos, que apuraron la tarde para evitarse el tempranero calor, y fueron invadiendo el recinto de la Feria de Muestras de camisetas amarillas y negras con los 3 números de la mítica banda granadina incrustados en el pecho. Que reapareció después de 1 año y medio sin subirse a los escenarios. Lo hicieron en casa, con las mismas canciones de siempre, y a las puertas de tener nuevo disco. Ni los problemas de sonido, que les hicieron tener que repetir «Zapatos de piel de caimán» en el arranque, evitaron que sus fieles seguidores entonaran al pie de la letra clasicazos como «Qué fue del siglo XX» o «La vida qué mala es». Los fuegos artificiales sirvieron para cerrar el concierto de los granadinos y tenernos pendientes de «Todo lo que vendrá después».

(Fotos de Miriam Calero)

Club de fans de… Love of Lesbian

(Fotos de Miriam Calero)

Otro de los regresos a los escenarios grandes fue el de Love of Lesbian. Este año, inmersos en su gira de teatros, van a aparecer al aire libre en contadas ocasiones. Por eso, había muchas ganas de verles. Santi Balmes apareció de blanco inmaculado, junto a una banda de veteranos del Vietnam, que les da un empaque que pocos tienen. Suenan mejor que nunca, tienen una presencia arrolladora y una puesta en escena elegante. Por el cielo de Granada sonaron los acordes de «1999», «John Boy» o «Allí donde solíamos gritar», canciones que se han ganado con honores su lugar en el pedestal de himnos del indie español.

Los siempre aclamados Fangoria fueron el cierre perfecto del festival. Ya de madrugada aguardaban los más taciturnos a que aparecieran Alaska y Nacho Canut, junto a su legión de bailarines. Ambos demuestran cada vez que tienen ocasión que el paso de los años les sientan estupendamente, y que han sabido dar a sus clasicazos como «A quién le importa» una pátina de renovación. Además, recientes incorporaciones al repertorio «Como dramas y comedias» o «Espectacular» encajan perfectamente con la evolución de una de las referencias de la música popular española. Que tuvo, incluso, un guiño granadino con el «Santos que yo te pinté» de Los Planetas.

Pasadas las 2 de la mañana se apagaron las luces, después de 12 horas ininterrumpidas de música. Porque por el «Escenario Satélite», mientras se producía el cambio de bandas del «Escenario Planetario» pasaron algunas de las bandas a las que veremos en poco tiempo por el principal, como Colectivo Da Silva, los motrileños Harakiri Beach o las siempre incombustibles Las Chillers, con la carismática Rocío Sáiz a la cabeza.

Granada ya está en órbita. Y, lo bueno, es que no hay que esperar al año que viene para vivir otro festival. En breve, más.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here