Les Arts, un lujo de festival antes de verano

219
Les Arts
(Foto Instagram de Dorian)

(por @ikerhuarte)

Ya con un lustro de vida y con sus abonos agotados semanas antes de que comenzara, el Festival de Les Arts se ha consolidado como la gran apuesta festivalera antes de que lleguen las citas veraniegas del indie español.

Marcada en el calendario la cita a principios de junio y en un entorno privilegiado como la Ciudad de las Artes y las Ciencias valenciana, los más de 42.000 asistentes de esta 5ª edición disfrutaron de varios conciertos de gran nivel.

El viernes el protagonismo fue para ellas. Sofía Ellar y su guitarra fueron las encargadas de abrir el festival desde uno de los tres escenarios del recinto. Después, llegaría el turno para la siempre campechana Amaia, la energía de Delaporte y la dulzura de Rozalén. Y ya, a última hora, sería Alaska  quien culminaría el día y haría bailar a todo un público entregado a las canciones de Fangoria. Además, el poderío norteño de Shinova o La M.O.D.A.; el virtuosismo de Siloé, que se atrevió a versionar «Toro», de El Columpio Asesino; o el polifacetismo de Putochinomaricón.

El sábado, vitaminados por el sol valenciano, el ritmo fue todavía mayor. Sin casi hueco para el descanso, y como si fuera una mascletá propia de la tierra levantina, el día comenzaba con otra solista guitarra en mano: Carmen Boza; tras ella, aterrizaba en otro de los escenarios la astronauta Zahara escoltada por Martí Perarnau. Transición natural es pasar de la adolescencia a la vida adulta, de la cantera al primer equipo o de los estrambóticos bailes de Zahara en su «La bestia cena en casa» (miau, miau, miau) al concierto de Carolina Durante. Los madrileños ya lo dicen en la canción que abre sus conciertos, «Las canciones de Juanita»: «No sonamos mal, sonamos mejor que ayer». Con un público entregado, presentaron su disco y sus singles cerrando, cómo no, con Cayetano.

Uno que no corre el riesgo de ser confundido con un «Cayetano» es Iván Ferreiro. El vigués llegaba al escenario principal para hacer que todo el público cantara con él y, como siempre, lo consiguió. Además, dejó un regalo en forma de colaboración: Zahara salió a cantar con él «El pensamiento circular». El siguiente cambio de escenario nos llevó a la otra punta: de Galicia a Murcia. Turno para que Second presentara «Anillos y Raíces», aunque sin olvidar pasar por su «Rincón exquisito» o viajar a «2502».

Vetusta Morla fue la traca final

Les Arts
(Foto Instagram de Les Arts)

Aunque el nivel de todo el festival fue muy alto, la cúspide la alcanzarían los de siempre: Vetusta Morla. Pucho y los suyos dieron todo un recital con un enérgico concierto en el que no faltó el obsequio que están dejando en todos los festivales este año: un medley en el que incluyen canciones de sus compañeros de cartel. Pero si algo destacó en su concierto fue el cierre. Si «Los días raros» ya es una canción que impresiona, es difícil describir lo que se siente cuando va acompañada por fuegos artificiales en la tierra pirotécnica por excelencia. Gallina de piel.

El postre a semejante menú fue doble e igual de exquisito: primero, Elyella calibraron las fuerzas de los asistentes y se fueron satisfechos al comprobar que el público lo dio todo con los temazos que pincharon durante su sesión; el último bocado fue para Dorian. Enfundado en una chaqueta estilo la que Ryan Gosling llevaba en «Drive» y acompañado por la siempre sonriente Belly, Marc se llevó los últimos hilillos de voz de la muchedumbre congregada en Valencia.

Ante semejante éxito, la organización de Les Arts no ha perdido el tiempo: ya han anunciado que su próxima edición será el 5 y 6 de junio de 2020 y que las entradas saldrán a la venta el 8 de octubre.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here