Fino Oyonarte: «Super 8 fue una locura de producción, pero estoy muy orgulloso»

522

Fino Oyonarte(Por @rafavega_, editor de @8como80)

A Fino Oyonarte siempre le vas a pillar liado. Cuando no está metido en un proyecto, está grabando, o preparando cosas nuevas, o haciendo revivals… Por eso, nada más levantar el teléfono, lo primero que te cuenta es en qué anda. Casi ni tienes que preguntarle, porque dispara palabras casi tan certeramente como pulsa las cuerdas del bajo de Los Enemigos. Con los que pronto habrá novedades, y hasta ahí podemos leer…

Casi recién aterrizado de su aventura en solitario, le recordamos que se cumplen 25 años del «Super 8» de Los Planetas, del que él fue productor. A los mandos de aquella nave en los madrileños Estudios Sonoland, Fino recibía a unos imberbes Jota, Floren, Paco y May para grabar uno de los discos que cambiarían el rumbo del indie español. Nos ha faltado tiempo para recordar lo que pasó aquel día. Porque a Fino no hay quien le pare. Aunque le pilles liado.

– 8como80: 25 años después, ¿cómo recuerdas la grabación de «Super 8»?

– Fino Oyonarte: Han pasado ya 25 años, madre mía. El disco me dio muy buena onda. Fue una locura de producción, pero estoy muy orgulloso. A mí me sigue sonando genial. Es un disco que tiene mucha energía, a pesar de que fue una grabación complicada porque hubo cierta tensión en determinados momentos. Algunos me dieron caña, porque decían que era el peor disco de la historia y que sonaba fatal, pero es que la gente estaba acostumbrada a otro tipo de sonido.

Los Planetas– 8c8: ¿Crees que el disco ha aguantado el paso del tiempo?

– FO: Lo ha aguantado y lo va a aguantar. Lo importante es que refleja un momento muy específico, el nacimiento de Los Planetas. Transmite la energía y la forma de ser de una banda, algo que no es fácil, porque cuando van a grabar no suelen reflejarlo. Es un sonido, un contenido y unas letras que tienen que ver con aquella generación. En esos momentos no piensas en ello, sino intentar que la producción guste a los músicos. Los nervios a la hora de grabar también están ahí. May, por ejemplo, era tímida y tocaba de espaldas. Jota se agobiaba cuando ella se atrancaba. Yo le pedía tranquilidad, para no crear ambiente negativo. Les mandaba al bar a tomar una cerveza, para que ella grabara sin presión.

– 8c8: Estamos en un momento en el que la escena independiente en España ya tenía cierta repercusión. 

– FO: Tienes que tratar de conseguir el equilibrio entre lo que está ocurriendo y la energía que tiene la banda. Que no se vengan abajo por la presión de estar en un estudio, en el que no se encuentran tan cómodos como en el local. Ellos tenían ciertos agobios por las presiones de estar en una multinacional y porque lo que sonaba en el estudio se acercara a la idea que ellos traían. No querían sonar comerciales.

Los Planetas

– 8c8: Y ahí es donde aparece ese «sonido sucio» que tú conseguiste sacar. 

– FO: Ya se veía que había una impronta en la sónica, con tanta densidad en las guitarras, doblando instrumentos a lo Phil Spector. Yo también estaba empezando, tenía muchas ideas en la cabeza e intentaba que salieran allí. Quería dirigir todo ese caos, porque ellos llegaban al estudio y pensaban que ya iba a sonar al disco. Tienes que trabajar muchos aspectos y elementos técnicos, pero manipulando lo mínimo. Recuerdo mezclando por la noche «La caja del diablo» y fue brutal. Acabamos sobre las 8 de la mañana, amaneciendo. Fue una noche diabólica, y salimos del estudio con esa joya.

– 8c8: Cuando llegaron a Sonoland, ¿la voz de Jota estaba tan metida en las líneas de guitarras?

– FO: Los Planetas sonaban un poco separados, era difícil unir cada instrumento. Me daba cuenta en los directos o en los ensayos. Había diferentes niveles de interrelación pero, rápidamente, empezaron a fluir. Sobre todo porque Jota empezó a sentirse cómodo. Las voces se triplicaron en algunos momentos, para unir la voz y que no quedara demasiado sola. Se ponía nervioso cuando intentábamos meter reverbs o ecos, al escuchar su voz sola. Lo que ocurre es que así da mucho vértigo. Es como si pruebas el orégano solo, sabe mal. Pero luego lo echas a la paella y ya tiene sentido. A los grupos que empiezan esas cosas les ponen nerviosos, porque les estás sacando de lo que han trabajado en el local.

– 8c8: Disteis con la tecla y ese disco salvó a mucha gente de esa generación. 

– FO: Acertamos ellos con las canciones y yo con el sonido. También para mí era un reto, porque era una música que me interesaba pero no conocía tanto. Quería estar muy metido dentro del grupo para formar parte de ello y sacar el máximo partido de cada uno de ellos. Eso sí, cuando pasaban amigos por el estudio, les hacían más caso a ellos que a mí. Fue una experiencia muy intensa porque, además de grabar por la mañana con Los Planetas, por la tarde lo hacía con Los Enemigos. Quiero aprovechar para felicitarles a ellos por el aniversario. Fue muy importante para todos. Estoy muy orgulloso de haber formado parte de eso.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here