Soy una contradicción andante, coja y descabezada

276

Carolina Durante(Por Manu Gálvez, «La máquina de escribir»)

Puede que pienses que has sido lo mejor de este año, pero yo me quedo con mucho con los Carolina Durante. Empezaste bien, no te conocía y eso te hacía perfecta. Me gustaban hasta los defectos que no te preocupabas en ocultar. Yo me di cuenta de ellos desde el primer momento, pero es que me gustaba regodearme en ellos, ver como afeaban tu todo, hasta hacerte miserablemente humana.

Carolina Durante no son humanos cuando suben al escenario. Parecen muertos desde hace tiempo. Algunos por su actitud hierática, otros por moverse por el escenario como un zombi que lucha con la muerte para poder matarla. Yo no quiero ver humanidad encima del escenario. Los que se suben allí arriba deben dejar de ser terrenales. Odiaría pensar que yo soy capaz de hacer lo que hacen ellos. Son dioses bailando en su cementerio, y no hay nada como la sensación de estar muerto otra vez, como canta Iván Ferreiro en una canción de Los Piratas.

Uno resucita al siguiente día del concierto. Vivir es ser consciente de las cosas y eso es una mierda. Flotar en un limbo de guitarras ignífugas. El infierno anda cerca y las baquetas queman cuando para poder tocarlas hay que meter las manos en el caldero. Si hay un miembro de la banda que seguro que también está muerto cuando no toca ése es el batería. Por eso me cae bien, porque parece que siempre está inconsciente.

Pero esa mierda que te rodeaba y que te hacía humana empezó a gustarme. «Walking Contradiction», como la canción de Green Day. No veía tu belleza ni tu inteligencia, sino esos defectos que en cuanto te veía me gritaban y saltaban alrededor de mí, para que no hubiera manera “humana” de que pasasen desapercibidos. Eras un pequeño demonio que me sonreía buscando ese rechazo que me provocaban esas partes de ti. Me gustabas porque hacías todo lo posible porque no fuera así. Y lo hacías con sutileza, con la dulzura y suavidad con que la electricidad busca bailar con el agua. Por eso te gustaba tanto ducharte conmigo. Está claro que no te portaste de manera limpia conmigo. En nuestro caso el chispazo no surgió en la orilla de la relación sino mar adentro, y buscando que me tragara toda el agua.

La búsqueda de la creatividad es humana

Los Carolina Durante son deliciosamente humanos. Diego, letrista y cantante es una muestra perfecta de ello. No hay nada más humano que buscar las ideas que nos convertirán en algo superior. La búsqueda de la creatividad es humana, conseguirla te endiosa como no puede ser de otra manera. Las letras de Diego recogen una angustia existencial, una oscuridad que brilla y que deja un pequeño puntito de luz escondido en la gran cueva negra donde todos vivimos. Diego no es pesimista, simplemente nos relata cómo somos y a donde vamos, nos lo muestra con mucha calma pero no esconde el siniestro total en el que están nuestras vidas. La falta de valores o lo superficiales de éstos, nuestro egoísmo, el aburrimiento, la falta de sentimientos, la cercanía de la muerte, la sensación de vejez aun siendo jóvenes. Diego te dice las verdades a la cara y eso da por el culo. Y eso es lo que él hace, mostrarte las dos caras de la misma moneda, pero al final se queda con ella, porque no te la mereces, porque todas las monedas son suyas y porque te tienes que joder.

Podrías dejar de existir. Es una pregunta. Una recomendación. Un consejo. Un deseo. El olvido a veces no es suficiente, tampoco que te marches a un sitio donde sepas que no vamos a vernos. Estoy seguro que acabaría encontrándolo y, además, sin buscarlo. Me dices que existirás mientras yo también lo haga. Que eres una parte de mí. Tú que fuiste un apéndice añadido a mi cuerpo que amputé el primer día en que nos conocimos. Por eso me dolía hasta cuando el aire te acariciaba. Hay a quien se le ha amputado una pierna o un brazo y todavía sienten como si lo tuvieran. A mí me pasa lo mismo contigo, hace tiempo que te corté la cabeza, pero es la mía la que llevo entre las manos, y éstas se muestran nerviosas, temblorosas. Ojalá se les caiga, es la única manera de que todo vuelva a su ser.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here