Viva Suecia, los nuevos… Viva Suecia

147

Viva Suecia(Por @rafavega_, editor de @8como80)

Aún sigo tirado en el sofá. Llevo aquí los 42 minutos que dura «El milagro», más unos cuantos más que no he calculado, pero debe ser ya un buen rato. Me siento como un boxeador sobre la lona. El nuevo disco de Viva Suecia me ha golpeado por todas partes: ganchos, directos, crochets… KO técnico. Intento recuperarme, aunque sigo noqueado. Y, como con la caja de Broncano, todavía no puedo contarle a nadie qué sensaciones me han provocado las 11 canciones. Hago el ademán de coger el móvil, pero sigue en modo avión. Quise desconectarme cuando empecé la preescucha que me mandaron los amigos de Subterfuge, para que no me perturbase ningún elemento externo.

De los altavoces sigue saliendo sangre. La que se han dejado los suecos durante la producción de su disco más ambicioso. En él hay madurez, evolución y el aprendizaje recogido después de haber estado 3 años sin parar de girar. Son más músicos pero, sobre todo, son más personas. Y eso lo han volcado en cada una de las notas. Sigue ese rock fronterizo tan áspero en las guitarras de Alberto, se mantienen las furibundas letras de Rafa, o la base rítmica con Fer y Jess. A todo esto unimos los teclados de Rodri, muy presente en la valiente «Fóllame». Y todo ello perfectamente trabado en el estudio por Carlos Hernández Nombela, el gurú a los mandos del «sonido sueco». Un valor seguro para potenciar, como si de un Phil Spector cañí se tratara, ese muro de sonido que se alza encima de nosotros y se hace casi físico.

Las novedades del disco

Viva Suecia

En «El milagro» se asientan conceptos trillados por los murcianos, pero también aparecen novedades. Son una banda preminentemente de guitarras y de estribillos para ser coreados en estadios, como en «Necesitamos tanto». Pero también descubrimos ahora con enérgica emoción una vibrante sección de cuerdas en el corte que da título al disco o en «Días amables», un medio tiempo que va escalando hacia una cumbre épica muy Beatle.

Vuelvo a conectarme con la realidad y empiezan a entrar mensajes de algunos amigos que sabían que iba a estar escuchando el disco. Me preguntan que a qué suena. La mayoría de las veces, tendemos a comparar a las bandas para poder identificarlas. «Este disco es muy Rolling, es muy Lou Reed, me recuerdan a Sigur Ros, son los nuevos The National…» En esas influencias tratábamos de rebuscar en los 2 discos anteriores de Viva Suecia, para poder presentarlos al gran público. Ahora que ya son bien conocidos, no necesitamos adjuntarles etiquetas. Porque Viva Suecia son los nuevos Viva Suecia.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here