Comandante Twin sube de nivel en la Joy Eslava

227
Comandante Twin
(Foto de Iker Huarte)

(por @ikerhuarte)

No fue en la capital cántabra donde Comandante Twin ha dado su primer gran golpe musical, pero sí fue «BNS (Buenas noches Santander)» la canción elegida para abrir su concierto en la Joy Eslava. Con The Cooc y sus ritmos bailables como teloneros, Comandante Twin hizo sold out en la sala madrileña y el público se entregó a las órdenes que desde el escenario llegaban en forma de música.

Del inicio en Santander pasamos a Tarifa, lugar que vio nacer a la banda y donde se ubica la playa de «Bolonia». Una canción que, ya solo por eso, es especial. Comandante Twin comenzó siendo un trío, Edu y los gemelos Pablo y Guille, pero ahora ya son mucho más: han doblado su número y ya cuentan con una legión de soldados siguiendo sus pasos.

El punto de inflexión

Combinando temas antiguos con los nuevos de su último disco, «Hoy», la banda fue alcanzando el clímax del concierto. Sean, vocalista de Dinero, fue baja de última hora, pero su ausencia no impidió que «Arritmia» fuera el punto de inflexión del concierto. Temas del nuevo disco como «Tulum» o «Cisnes negros» dieron paso a las dos rondas de colaboraciones: primero, Nadia Álvarez salió al escenario para interpretar «Juicios que no llegarán», tema que también canta junto a Comandante Twin en la versión de estudio.

Después, para mí uno de los momentos más especiales del concierto, fue el turno para Gabriel y Salva, vocalistas de Bauer y Olivia, respectivamente. Ellos, junto a la banda, cantaron «Volver a la tierra», una colaboración que nació en Aranda de Duero. El pasado Sonorama no solo sirvió para que Comandante Twin, Bauer y Olivia hicieran llegar su música al público, sino también para que se crearan sinergias entre bandas que no solo tienen mucho futuro por delante, sino gran cantidad de presente.

Comandante Twin
(Foto de Iker Huarte)

El tramo final fue un no parar. «Dime que no», con el público totalmente entregado, fue el cierre elegido antes del encore. Después, con Edu a la guitarra, llegó la versión acústica de «1984», además de «Plutón», «El deshielo» y, por supuesto, «Hay una luz». Con su single más popular, la sala se llenó de globos y las voces de público y banda se fusionaron en una.

Tras la presentación individual de unos emocionados miembros de la banda, el broche final llegó con «Peregrinación». Un buen cierre para un concierto que no solo permite a Comandante Twin hacer check en otra mítica sala madrileña, sino seguir ganando adeptos y creciendo como grupo. A sus órdenes, Comandante.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here